Avanzar al contenido principal

Ubicación

Desalinización en Túnez

La mayor parte del agua de la Tierra — aproximadamente el 97 por ciento — es agua salada no apta para el consumo. Un gran porcentaje de la población mundial vive en regiones muy próximas a esta agua salada costera, y sin embargo solamente en los pasados 40 ó 50 años este vasto recurso se ha podido habilitar para el consumo humano generalizado.

El agua subterránea a menudo es salobre o salina también. Los acuíferos costeros pueden contener agua salada desde tiempos ancestrales cuando se depositaron sus sedimentos. Éstos son susceptibles además a la intrusión de agua salada causada por el bombeo excesivo del agua dulce, lo cual induce el flujo de agua salina desde debajo del fondo de los océanos. Los acuíferos en zonas áridas pueden también contener agua subterránea salobre. En este caso, las sales a menudo se han concentrado mediante evaporación ocurrida en cuencas hidrográficas cerradas o depresiones.

Las tecnologías de desalinización modernas puede eliminar la sal del agua de mar y del agua salobre, y suministrar así una nueva fuente de agua dulce.

Muchos procesos se usan para eliminar la sal del agua. La destilación, entre varios tipos, es uno de los métodos más frecuentes. La ebullición del agua la convierte en vapor de agua dulce y deja sus sales en forma de residuo. El vapor se puede enfriar, condensar y recolectar mediante un proceso que produce agua dulce de mejor calidad.

Algunas instalaciones de desalinización utilizan membranas para separar la sal del agua. La tarea se logra con procesos que incluyen osmosis invertida y electrodiálisis.

Las técnicas utilizadas para desalinizar el agua son también útiles para eliminar otras impurezas comunes en aguas de fuentes contaminadas.

Los costos de desalinización varían dependiendo de la calidad del agua que entra y del agua que sale, de la metodología y de los costos de la energía — pero éstos tienden a ser significativos. El proceso consume mucha energía.

La desalinización es especialmente común en naciones en el Oriente Medio con carestía de agua pero con relativamente abundantes recursos económicos como Kuwait, Arabia Saudita y Israel.

En Túnez, cuatro plantas desalinizadoras producen casi el cuatro por ciento de los recursos hídricos totales en el país. Las plantas utilizan un proceso de ósmosis inversa, un proceso que hace pasar el agua a través de una membrana con poros tan diminutos que la mayoría de las sales disueltas y la mayoría de los compuestos orgánicos y contaminantes microbiológicos no la pueden atravesar.

Túnez es además notable por sus amplios esfuerzos en investigación destinada a la compatibilización de fuentes de energía alternativas con la tecnología de desalinización para producir sistemas más económicos y más adecuados para la protección del medio ambiente. Se han explorado opciones que incluyen la energía solar y la eólica, ya que cada una de ellas ofrecen una vasta fuente de energía renovable para Túnez.

La desalinización puede representar una carga ambiental. El proceso genera una salmuera altamente concentrada o producto de desecho, el cual deberá ser eliminado debidamente. Este producto de desecho puede dañar ecosistemas si no se lo maneja apropiadamente.

Imágenes relacionadas

Opciones de página